d

Modelo de Negocio según relación productividad-producto.

Modelo de Negocio según relación productividad-producto.

Modelo de Negocio según relación productividad-producto.

Maldonado, explica que luego de la primer guerra mundial existían dos maneras de abordar el problema de productividad-producto bien identificadas que han definido la manera que abordamos los producto y las estrategias de producto / modelos de negocio actuales.

La Alemana se hacia en “términos de racionalización y tipificación de los objetos destinados a la producción en serie”. Sin embargo en Estados Unidos, el problema era sobre la totalidad del proceso productivo entre la organización de la fábrica y la formalidad del producto.

Para Alemania, en esa época, no existía un enfoque sistematizado de la producción. El debate pasaba por el aspecto y la influencia decorativa de la moda en el exterior de los productos, heredados de la tradición del gusto vitoriano, que estaban por encima de todo tipo de productividad. Muthesius era uno de los principales críticos de esta corriente. Igual que Loss, pensaban que la ornamentación era un derroche de tiempo y materia prima. Muchos industriales y artistas estaban en contra de esta visión, pero otros estaban a favor. Estas adhesiones contribuyen a la formación, en 1907, del Deutscher Werkbund. Asociación dedicada a ennoblecer el trabajo industrial, en una colaboración entre arte, industria y artesanía. Van de Velde en nombre de la “libertad creadora del artista” estaba en contar de la racionalización y la tipificación. Al mismo tiempo resonaba de la mano de Neumann otro conflicto dentro del debate, el de “permanecía” y “cambio” que estará siempre presente. Maldonado dice al respecto: “frente a la ornamentación que ha dado lugar con excesiva facilidad a las variaciones, el Werkbundha de fomentar una sólida durabilidad…”.Todo esta discusión, como señala Maldonado, iba más allá de la diferentes posturas de sistematizar o no la producción, o de un problema estético. Se trataba del problema fundamental del capitalismo. La visión de Muthesius era que la producción debía apuntar hacia una disciplina, y hacia una profundización controlada de unos pocos productos. En cambio Van de Velde opinaba todo lo contrario pero no por ser defensor del capitalismo, sino porque estaba en contra de toda “intervención normativa en la forma de los objetos”. La característica que diferenciaba el capitalismo Alemán del de Estados Unidos era que nunca se trataban términos económicos, sólo eran términos culturales. Behrens, considerado el primer diseñador industrial, piensa que el arte y la técnica deben fundirse en una sola realidad. Observa: “la técnica no puede considerarse como una finalidad en si misma”. Pero estos ideales cambian rápidamente a una racionalización y tipificación parecidas a las de Muthesius, para luego nuevamente caer en una ornamentación más abstracta. Todos los representantes de lo que Maldonado denomina “fordismo alemán” lejos de ser consecuentes oscilan entre una y otra corriente.

Claramente las dos maneras de abordar el problema, han configurado mucho más que lo que en sí mismo significan sino ha generado diferentes modelos de negocio. Uno es la diferenciación y otro es en costos. Cualquiera que empiece a diseñar una estrategia de negocio sobre un producto, debe entender de donde provienen las raíces de estás tipologías.

Mientras tanto en Estados Unidos, el panorama era muy diferente y lo que importaba era la productividad. Ford era su principal exponente. Pensaba que si un articulo era bien estudiado y construido, difícilmente se tenia que cambiar. Para él era motivo de orgullo que las piezas estén bien construidas y nadie se vea obligado a sustituirlas, a tal punto de pensar en un modelo universal. Este modelo de producción que fue exitoso y contribuyo a la prosperidad durante la década del 20, se vuelve en su contra. Luego de la crisis del 30, el escenario cambio rotundamente. Ford no podía resistir la búsqueda de la productividad contra la competencia. Esto se debe a que el enfoque de la producción norteamericana había cambiado. En vez de pocos productos duraderos, cambia a muchos de poca duración como una manera de reactivar la economía. Esto es el nacimiento del styling que trata de hacer el producto superficialmente atractivo y fomenta su obsolescencia artificial. De este modo se pasa de un capitalismo competitivo a uno monopolista que se basa en la promoción del producto y donde la productividad se deja de lado. Modelo que sigue totalmente vigente hoy en día.

Claramente las dos maneras de abordar el problema, han configurado mucho más que lo que en sí mismo significan sino ha generado diferentes modelos de negocio. Uno es la diferenciación y otro es en costos. Cualquiera que empiece a diseñar una estrategia de negocio sobre un producto o plantee el desarrollo de uno, debe entender de donde provienen las raíces de estás tipologías.

Franko Pellegrini.


MALDONADO, Tomás (1993) El Diseño Industrial reconsiderado. Barcelona, Editorial Gustavo Gili.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!